APEFONCA
Objetivos de la asociación

inicio \ asociación \ objetivos



El fin genérico de la Asociación lo constituye la defensa de los intereses de índole económico-social de sus miembros, junto con la promoción de todo cuanto contribuya a fomentar el prestigio de la profesión, la armonía y compañerismo entre los asociados, así como la elevación del nivel profesional y humano de los mismos.

Esto es lo que reza el artículo sexto de los Estatutos Sociales de la Asociación.

Así pues, para la consecución del fin genérico, y en particular de la elevación del nivel profesional y técnico de los miembros, se organizan y se promocionan diferentes actividades como cursos, promociones, seminarios, etc. para conseguir auténticos instaladores de toda garantía y profesionalidad, en evitación de riesgos innecesarios para las personas e inmuebles.

Para conseguir este fin, y poder llevar a cabo todas las actividades necesarias para lograr este objetivo, la Junta Directiva entonces elegida, inicia el proyecto de la Escuela-Taller, que cinco años después, y venciendo algún obstáculo y dificultad, hoy es toda una realidad.

Con el proyecto de la Escuela-Taller, la Junta Directiva piensa, fundamentalmente, en realizar para todos los asociados cursillos y seminarios de reciclaje, pensando en todos los cambios en la reglamentación que se producen en nuestro sector y en la aparición de las nuevas tecnologías y los nuevos materiales.

Otro de los pensamientos que surgen es la desaparición, como tal, de la enseñanza de Formación Profesional. Ante esta perspectiva, la Junta Directiva, haciéndose eco de las demandas y cuestiones creadas por el resto de masa social, cree indispensable la construcción o acondicionamiento de un Centro de Formación, donde el hijo o familiar de cualquier asociado que quiera seguir en la profesión, pueda iniciarse y aprender los conocimientos básicos y fundamentales del gremio de la fontanería.

Con la desaparición de la antigua Formación Profesional, y en concreto en la familia de la fontanería, son muchas las empresas que, poco a poco, por jubilación o mejora en otra empresa, están empezando a padecer lo que dentro de unos años será un grave problema: no habrá oficiales con la experiencia, la garantía y la calidad que existe hoy en día.

No tenemos más que preguntar a cualquier empresa para corroborar lo que estamos proponiendo en estas líneas, o mas sencillo, preguntar a cualquier ciudadano cuanto tiempo tarda su fontanero de toda la vida, no ya en reparar su avería, sino en desplazarse a su domicilio para la valoración del problema.

Con el tiempo, dado el ritmo actual, muchas pequeñas empresas del sector tendrán muchos problemas de subsistencia y se verán obligadas a cerrar. Además, la falta de mano de obra cualificada hará que se disparen los precios.


Volver a la sección